Cómo hacer una carta de presentación


¿EN QUÉ CONSISTE LA CARTA DE PRESENTACIÓN?Imagen bajo licencia Creative Commons, propiedad de Guillermo Cárcamo

La carta de presentación va dirigida a la empresa contratante y sirve para que el candidato se presente a sí mismo; su objetivo es llamar la atención sobre su capacidad para el puesto de trabajo.

La carta de presentación es tan importante como el currículum vitae y se debe cuidar al máximo su redacción y presentación para producir la mejor impresión en la empresa que ofrece el puesto de trabajo.

La carta de presentación debe interesar inmediatamente al lector para que se cumpla el objetivo perseguido: conseguir una entrevista de trabajo.

Es posible que el currículum del candidato presente algunas lagunas en cuanto a los requisitos exigidos por la oferta de empleo (menos años de experiencia que los exigidos, por ejemplo, o un simplemente satisfactorio dominio del inglés, en lugar del “excelente” que figura en la oferta).

Dichas deficiencias se deben suplir con la carta de presentación. Es ahí donde el candidato debe demostrar la valía, capacidad, ambición, profesionalidad y ganas de trabajar que hacen de él un aspirante a tener en cuenta para una entrevista personal. No hay que olvidar que la consecución de un puesto de trabajo se asemeja a una carrera de obstáculos:

  1. Superar la fase del currículum vitae.
  2. Superar la primera fase de la entrevista de trabajo (compitiendo con un número elevado de candidatos).
  3. Superar la segunda fase de la entrevista de trabajo (compitiendo con los dos o tres candidatos finales).
  4. Conseguir el puesto de trabajo.

La carta de presentación ayuda a superar la primera fase. Es una carta donde el candidato se tiene que “vender” a sí mismo y debe producir un determinado efecto psicológico en el lector que motive a este a conocer a la persona que ha escrito la carta.

La carta debe llamar la atención al encargado de la selección con respecto al historial personal y profesional del candidato (que figura en el currículum), y se deben hacer entrever rasgos de personalidad positivos (facilidad para comunicarse, personalidad expansiva y luchadora, etc.) que hagan de él el sujeto idóneo para el puesto de trabajo. También debe incluir, en caso de que para el candidato el nuevo empleo supusiera un cambio de empresa, las razones por las que desea cambiar de trabajo y, cuando así venga especificado, las pretensiones económicas.

 

REQUISITOS EN CUANTO A LA FORMA

  • La carta no se escribe a mano si no se solicita así expresamente.
  • No deben cometerse faltas de ortografía.
  • Debe cuidarse al máximo la forma de expresión.
  • No deben enviarse fotocopias.
  • La carta debe ir firmada a mano.

Estos requisitos obedecen generalmente al sentido común. El hecho de no escribirla a mano responde a la misma razón por la que no se escribe a mano el currículum, es decir, por razones de limpieza y pulcritud. Sin embargo, hay ocasiones en que la empresa pide expresamente que se escriba a mano, para poder realizar así exámenes grafológicos destinados a conocer la personalidad del solicitante. La firma siempre debe realizarse a mano, obviamente. Se traba del sello personal e intransferible del candidato.

En cuanto a las faltas de ortografía, es evidente que el aspirante nunca podrá convencer al encargado de la selección de que es el candidato idóneo por sus méritos académicos y profesionales si ha cometido faltas de ortografía en la redacción de la carta. Dichos errores le invalidarían inmediatamente para el puesto de trabajo, ya que denotarían un escaso nivel cultural y una falta de preparación y cuidado a la hora de formular su solicitud de empleo.

La forma de expresión es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta. El candidato debe encontrar el tono justo, ni muy coloquial ni muy pedante. En general, el estilo ha de ser formal, sin llegar a ser rígido o poco espontáneo: es frecuente el uso de determinadas fórmulas que se analizarán más adelante en el apartado referente al contenido de una carta de presentación. Por supuesto, la forma de expresión no debe incluir un lenguaje que deje traslucir un exceso de confianza (“Querido colega”, “tal vez puedas echarme una mano”, etcétera). Es imprescindible tratar al encargado de la selección de personal de “usted”, nunca del más informal “tú”.

El requisito de no enviar fotocopias obedece al hecho de que sería negativo ofrecer la imagen de estar realizando una tarea en serie; el candidato no debe dar la impresión de estar enviando la carta de solicitud número treinta del día. A todas las empresas les gusta recibir currículum vitae y cartas de solicitud personalizadas y es aconsejable que parezca que el candidato desea ese puesto en particular porque lo ofrece esa empresa en concreto, y no porque le interese cualquier oferta de empleo que salga al mercado laboral. Nunca es aconsejable que el candidato dé la impresión de estar buscando trabajo desesperadamente; al contrario, es recomendable que parezca que los requisitos y condiciones de una determinada oferta de empleo le han motivado a presentarse como candidato, por considerar dicha oferta atractiva y proveniente de una empresa seria y solvente.

Por tanto, además de tratarse de una carta de solicitud personalizada que el candidato envía a la empresa, se deben cumplir los mismos requisitos en cuanto a la presentación formal que exigía el currículum vitae: claridad, sencillez y pulcritud. Objetivo final: interesar al lector lo suficiente como para que conceda al candidato una entrevista personal.

 

REQUISITOS EN CUANTO AL CONTENIDO

La redacción de la carta de presentación no debe exceder de cuatro o cinco párrafos cortos. El contenido de los párrafos es a grandes rasgos el siguiente:

  • Primer párrafo: debe llamar la atención del lector sobre el hecho de que la titulación, experiencia o capacidad del candidato le hace apto para el empleo demandado (cuatro líneas aproximadamente).
  • Segundo párrafo: hace referencia al currículum, subrayando las cualidades que hacen del candidato un serio aspirante al puesto de trabajo. Se subraya el hecho de que contratar a dicho candidato beneficiará a la empresa.
  • Tercer párrafo: el candidato explica por qué desea cambiar de puesto (si ese es el caso) y expone sus pretensiones económicas (optativo).
  • Cuarto párrafo: el candidato pide que le concedan una entrevista para poder ampliar la información incluida en el currículum y responder a cuantas preguntas desee formularle la empresa.

Ya tienes la carta de presentación y el currículum . En la próxima entrada veremos la mejor forma de enviar un currículum vitae.

 

Imagen bajo licencia Creative Commons, propiedad de Guillermo Cárcamo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.